¿Por qué vale la pena mirar el 2021 con esperanza?