El peligro de ser pastores que amemos el reconocimiento…